La Fiscalía investiga delitos ambientales en la construcción de pistas en el parque natural de Aralar

Otro lío medioambiental en Euskadi. La Fiscalía de Gipuzkoa investiga, desde hace dos meses, la construcción de pistas en el parque natural de Aralar por el posible incumplimiento de la ley europea de la Red Natura 2000 y el propio plan de protección del parque.

Una excavadora en la construcción de una de las pistas en el parque natural de Aralar.

La fiscal de medio ambiente, Marta Sánchez Recio, ha acordado, en un escrito fechado el pasado 7 de noviembre, el inicio de las diligencias de investigación tras haber recibido unos días antes la denuncia presentada por los grupos ecologistas Eguzki y Landarlan. Los promotores de las obras son la Diputación de Gipuzkoa y la Mancomunidad del Goierri y Tolosaldea, que agrupa a 15 municipios. Justifican la construcción de más de 15 kilómetros de pistas en Aralar de hasta tres metros de anchura como un servicio para los pastores de Aralar, ahora sin acceso directo para las bordas que utilizan de mayo a noviembre.

Los ecologistas, en cambio, creen que se busca realmente beneficiar a otro colectivo, los ganaderos. Según los datos de 2015, en los pastos del Parque Natural de Aralar hay 18.000 ovejas, 850 vacas y 800 yeguas censadas. La cabaña de ovino viene descendiendo desde hace lustros y la de equino y, sobre todo, la de vacuno, van aumentando.

La asociación ornitológica Itsas Enara asegura que, aun asumiendo “que la gran mayoría del ganado ovino es propiedad de ganaderos profesionales, ni el ganado vacuno y menos aún el equino, es propiedad de ganaderos profesionales, sino de personas empleadas en empresas de la comarca que ejercen la ganadería como actividad secundaria. De hecho, estas pistas no tienen por objeto mejorar la vida de los pastores profesionales de ovino, sino de facilitar el trasiego de ganado mayor en vehículos de carga. Las ovejas se desplazan ellas solas y tienen pastores que las apacentan; las vacas de carne no son cuidadas en régimen presencial porque sus propietarios no disponen del tiempo necesario. Esta es la razón de construir estas pistas: ayudar a los ganaderos no profesionales, aun perjudicando a los profesionales”.

Pastores, ganadores y las instituciones defienden la construcción de las pistas para solucionar la accesibilidad que afrontan los ganaderos que viven y trabajan en esta zona así como la  mejora en el mantenimiento de los pastos de la zona y la gestión sostenible que realizan los ganaderos en Aralar.

En amarillo las pistas actuales. En rojo, las nuevas previstas.

La denuncia interpuesta por Eguzki y Landarlan, formulada el 4 de noviembre, señala que la construcción de las pistas incumple la ley europea sobre la Red Natura 2000, la catalogación del parque de Aralar, con afecciones a seis hábitats diferentes; que el informe de impacto ambiental es incompleto y se incumple el propio plan de protección de Aralar, que  prohíbe cualquier obra salvo el mantenimiento y mejora de las vías de acceso. Por ello piden la paralización inmediata de las obras y la restauración de las zonas ya afectadas.

La construcción de las pistas ha causado igualmente división entre los ayuntamientos del Goierri y Tolosaldea que integran la Mancomunidad que ha autorizado las obras. Nueve ayuntamientos votaron a favor, cinco se opusieron y uno se abstuvo.

Los argumentos de la denuncia de los ecologistas son bastante contundentes, tanto en el incumplimiento de la Red Natura 2000 como en el plan de protección del parque natural. Construir 15 kilómetros de pistas de tres metros de anchura en un área de especial preservación natural no parece inicialmente una actuación sostenible y, menos, si el informe de impacto no es exhaustivo. El ganado en el área guipuzcoana de Aralar posibilita unas laderas verdes (a diferencia de la parte navarra, mayoritariamente dominada por hayedos) y no es descabellado fomentar su mantenimiento. El problema es el de siempre: ¿A qué precio medioambiental? Y, en cualquier caso, el respeto a la ley debe prevalecer.

6 thoughts on “La Fiscalía investiga delitos ambientales en la construcción de pistas en el parque natural de Aralar

  1. No hay que perder de vista que son únicamente 14 (SÍ, CATORCE) las txabolas a las que se va a dar acceso. La supuesta ‘ayuda a pastores’ nos sale a 120.00o euros por puesto de trabajo en cuanto a gasto monetario, aparte del gasto ambiental, incuantificable en euros pero de un valor económico real.

  2. Todo ello para una actividad productiva que no alcanza ni de lejos a justificar tamaño dispendio. No estaría de más disponer de los datos fiscales de los pastores afectados.

  3. La sobrecarga ganadera es de delirio, hay más de 10.000 cabezas de ganado por encima de lo que aprueba la mismísima ley, una mala ley, de parques naturales.
    Las zonas en las que es evidente y patente el rápido y progresivo deterioro de la capa vegetal y la consecuente aparición de roca desnuda clama al cielo.
    La sobrecarga ganadera, especialmente de ganado de gran peso, vacas y yeguas, tiene como consecuencia el levantar la tierra y arrastrarla con sus cascos y pezuñas; a lo que ayudan las lluvias, regeros en pistas y sin olvidar, algo que por todos es conocido, el ganado que se mantiene fuera de la época permitida, 1 de mayo a 1 de noviembre, época de lluvias en la que la tierra esta más blanda y fácil de levantar y arrastrar. Si a esto añadimos la inexistencia de arbolado o matorral que sujete, fije, y produzca nuevo manto vegetal, la consecuencia es de libro: vamos a marchas forzadas a un Aralar gris rocoso que en nada sirve a pastores, eso si, tendremos una gran cantera para mega obras y mega delirios.
    Es, en mi opinión, y visto que la ecología y ecologismo es tomado por cosa de perroflautas, que debemos atacar el insostenible argumento socio-económico. El pan para hoy y hambre para mañana, un mañana muy muy cercano. El falso argumento de defensa del pastor y el pastoreo, como si Aralar fuera el único terreno para extensivo cuando tenemos cientos de caseríos que se hunden, tierras que crian zarzas, pinares llenos de procesionaria, millones en ayudas a pistas en Aralar y ni un euro para pistas a caseríos,… En definitiva la nula prospectiva, ordenación, orientación y desarrollo del mundo de la agricultura y ganadería en nuestra escasísima tierra.
    Mención especial el clamoroso despropósito de subencionar y permitir la sobreabundacia de ganado vacuno y equino, sector que es facilmente demostrable que tiene un resultado económico negativo, sobre todo si no es explotado profesionalmente, que en Aralar no lo son, en gran número como pide la economía neoliberal de escala, y cerrando todo el círculo (cría, engorde, sacrificio, y venta directa). Aún en este caso, la rentabilidad del equino no es posible.
    Debemos convencer a los propios pastores de esta REALIDAD, que sus mayores enemigos los tienen en casa, que su futuro no se soluciona a base de pistas, que la competencia desleal de aficionados a las vacas y caballos son los que les están robando el presente y el futuro, y además muchos de ellos son conscientes de ello.

    He sido ganadero, carnicero, distribuidor, … mi pasión los caballos y el extensivo, mi religión la naturaleza.

  4. Esta semana en la reunión del Patronato de la mancomunidad de Aralar, Bildu a votado a favor de construir una nueva pista en Aralar y al Federación de Montaña de Gipuzkoa también.domingueros

    Yo ya me borro de esta izquierda de solo toda la independencia o nada, de esta Federación de domingueros,…

    Vergüenza de ser Guiputxi, vergúenza de estar tan cerca de Donald Trump, vergúenza de tanto corrupto con boina…

    1. Aclarar que en la reunión del Patronato del Parque de Aralar había tres representantes de Bildu (, 1 por Zaldibia y dos por Ataun), dos del PNV (Lazkao y Tolosa), un independiente (Abaltzisketa que se ausentó durante la votación), EHNE, ENBA, Arqueología de la UPV, Federación Guipuzcoana de Montaña, Gipuzkoa Baso Elkartea y la asociación ambiental Landarlan, al votar el presupuesto de este año que incluye dos pistas, todos votaron a favor salvo Zaldibia de Bildu y Landarlan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *