Los 200 millones anuales en sueldos en las sociedades públicas de las tres diputaciones vascas

Más de 200 millones de euros en sueldos para casi 4.800 empleados. Es el coste anual solo en personal que supone el entramado de empresas públicas de las tres diputaciones vascas. Una estructura que tradicionalmente ha sido criticada por grupos políticos de la oposición y otros colectivos sociales por su gran dimensión.

Sede de la Diputación foral de Bizkaia, que tiene el mayor número de sociedades públicas

Y es que esos 4.800 empleados se acercan bastante a la estructura funcionarial de las tres diputaciones, que disponen de cerca de 6.000 empleados con un coste de 350 millones de euros. Los datos se reflejan en los últimos informes del Tribunal Vasco de Cuentas, en las auditorías de las tres instituciones forales concluidas este verano y que corresponden al ejercicio de 2015.

La red de empresas públicas, sociedades mercantiles o fundaciones financiadas por las tres diputaciones vascas empezó a extenderse en la década de los 80 y no paró de crecer hasta el decenio anterior. Surgió como una manera de simplificar los trámites burocráticos de las administraciones forales y agilizar los procesos de contratación y los proyectos. Pero desde el principio se ha visto también como una ventana para la colocación de personas afines a los partidos o personas que han ostentado el poder en las diputaciones. Estos empleados no han tenido que pasar por un concurso como los funcionarios sino pruebas de selección: una vez accedido al puesto es casi como un funcionario en cuanto a estabilidad laboral. Las acusaciones de enchufismo se han sucedido por parte de los partidos de la oposición. El PP denunció el pasado año que el 20% de las contrataciones que se hicieron entre junio de 2015 y febrero de 2016 en las sociedades públicas forales vizcaínas tienen vinculación con el PNV, el partido que ha gobernado en la Diputación de Bizkaia durante los últimos 38 años.

Es en Bizkaia, también el mayor territorio con la mitad de la población de Euskadi, donde persiste el mayor entramado de empresas o fundaciones públicas, con un  total de 17, incluyendo el Instituto Foral de Asistencia Social (IFAS). El informe del Tribunal Vasco de Cuentas concluye que esta red pública tiene 1.699 empleados (de los que 881 se los lleva el IFAS), con un gasto de personal de 110 millones de euros.

Pero es que además el entramado de empresas públicas suponía, en 2015, una deuda de 973 millones de euros, muy cerca de los 1.207 que en ese ejercicio tiene contabilizados la Diputación vizcaína como débito. Es decir, cerca de 2.200 millones de deuda que tienen los vizcaínos por su administración foral.

En Álava, existen ocho empresas públicas, entre las que se incluye el Instituto de Bienestar Social. Son 2.571 empleados, según el informe del tribunal, con un gasto en personal (sueldos, Seguridad Social y otros beneficios laborales) de 87,5 millones. Es este territorio, la mayor parte del dinero se lo lleva el Instituto de Bienestar Social, con 65,2 millones y 1.643 empleados. La deuda de las seis empresas públicas (excluyendo el Instituto de Bienestar Social y el Instituto de la Juventud) en funcionamiento es de 132 millones. Si en Bizkaia suponía casi la mitad del total, en Álava es una quinta parte puesto que la Diputación tiene consignado un endeudamiento de 511 millones.

Guipúzcoa tiene, según la auditoría del Tribunal de Cuentas, el menor número de sociedades públicas, con cuatro, que suponen un coste de personal de 22,5 millones para sus 509 empleados. Más de la mitad del coste procede de la Fundación Uliazpi, dedicada a la atención a personas con discapacidad intelectual grave y sus familiares.

Los datos reflejan un elevado gasto para las arcas públicas: solo en los costes de personal más de 200 millones de euros. Repetidas veces han prometido los responsables de las diputaciones planes de racionalización y redimensionamiento, que se han quedado en un cajón o han sido un simple anuncio cosmético. En Euskadi, con poco más de dos millones de habitantes, no parece sostenible mantener esta estructura cuando a menudo se solapa con los otros ámbitos administrativos, como los ayuntamientos o el Gobierno vasco. Pero sería desempolvar el viejo debate de la utilidad de las diputaciones un territorio tan pequeño, que no interesa a gran parte de las élites.

Compartir en...Tweet about this on Twitter9Share on Facebook33Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

2 thoughts on “Los 200 millones anuales en sueldos en las sociedades públicas de las tres diputaciones vascas

  1. Nos falta por sumar a todo esto la red clientelar de por ejemplo en accion social de fundaciones (varias manejadas por la misma persona), con presidentes/as por decadas que acaban poniendo de gerente a familiares de primer grado, vamos que acaban siendo el negocio familiar, cuando una asociación no esta para hacer el trabajo de una institución si no para colaborar cuando se puede y la mayor parte de las veces ser beligerante, por lo cicatero o lo erroneo de la politica en relación al colectivo al que presuntamente dicen defendender.

    Un dato, cuantas empresas en relación a la diversidad funcional han trasladado sus sedes o residen en la zona de Lehendakari Aguirre en Bilbao?, por cierto yo he trabajado en negro para una de estas donde su cabeza visible controla varias fundaciones y aún me adeudan algunos días de trabajo de hace unos cuantos años, esto si yo iba con el escudo de la Diputación Foral de Bizkaia.

    Por que los centros de día o las residencias subvención mediante las gestionan las asociaciones, pues por que asi el pasteleo y el clientelismos es total, la Diputación presuntamente se ahorra unos dineros que no es tal, solo es presunto, la asociación con la excusa de conocer y defender el colectivo se han montado los mas listos de la clase enetre comillas su txoko y en la selección de personal no entra la capacidad y el merito si no el amiguismo y el carnet incluso, asi funcionamos en Bizkaia en el resto de las provincias de Euskadi no lo se, pero aqui no pasa nada todo es etico, porsupuesto legal salvo alguna vez que diria el de Pontevedra que algún ciudadano consigue no sin esfuerzo doblegar el brazo de la onmipotente Diputación.

    Por concluir en euskadi tenemos un gobierno vasco que ni pincha ni corta en la recaudación e incluso en alguna competencia por ser precisamente las Diputaciones las que marcan el paso, tenemos ademas a entidades mancomunadas, a los propios ayuntamientos en zona costeras a costas y ademas al ministerio correspondiente, todos sin aclararse muy bien quien ha de mover una tuberia o quien como en bilbao debia colocar un semaforo, hasta que un vehiculo atropello a un niño y lo mato, al día siguiente esas dudas competenciales esos celos quedaron resueltas por eso que se viene en llamar presión social, que no es otra cosa que salir en prensa por qeu los vecinos ya venian ejerciendo presión.

    Resumiendo cuantas veces pagamos por lo mismo?, realmente se es eficiente en el gasto?, se es honesto cuando se gasta y se destina ese dinero?, son preguntas que salvo la primera son retoricas la respuesta es no, por que para eso se necesitan personas honradas y capaces y las hay, pero desgraciadamente inversamente proporcional a su capacidad de decisión, perdón por la extensión Alberto.

    Pd: De todo lo dicho tengo pruebas, no he citado nombres y apellidos o asociaciones y fundaciones por no meter en un problema al propietario de la pagina, pero co los datos que he dado es facil hacer un pequeño trabajo de campo y darse cuenta por ejemplo de cuantas asociaciones han movido su sede a las cercanias de la sede valga la redundancia de acción social de la Diputación, claro que sera una “casualidad” o que yo soy muy mal pensado, ahora que he trabajado en negro y que me deben dinero alguna de esta fundación es tan cierto como de momento tenenos sol y luna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *