Jueces que preguntan si pueden recibir regalos o lamentan no disponer de la tarjeta gratuita de un parking

Desde mayo de 2018, funciona la Comisión de Ética Judicial del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el máximo órgano de los jueces en España. Una comisión de ética, constituida en mayo de 2018 pero sin funciones disciplinarias, cuya validez está en entredicho porque en bastantes ocasiones ni siquiera ofrece respuestas claras. Entre las últimas consultas destacan las de jueces que preguntan si pueden recibir regalos o que se quejan  por no disponer de la tarjeta gratuita de un parking.

Las consultas mantienen el anonimato del juez y los informes que emite la comisión, formada por seis miembros de la carrera judicial y un séptimo componente no judicial (un académico experto en Ética o Filosofía del Derecho), son meramente orientativos.

Sede del Palacio de Justicia de Bilbao
Sede del Palacio de Justicia de Bilbao.

Una de las últimas consultas es del 12 de junio, de un magistrado que pregunta a la comisión de ética si puede recibir regalos de ciudadanos o instituciones públicas y si puede afectar a su imparcialidad.

En seis folios de argumentaciones, la Comisión de Etica Judicial no aclara convenientemente las dudas del juez en una argumentación con la alambicada prosa judicial. “No es posible ofrecer una regla concluyente que en el plano abstracto permita ofrecer soluciones generales, por lo que el juez o la jueza habrán de ponderar con prudencia las condiciones o circunstancias concurrentes”. ¿Alguien se aclara con esta respuesta? Añade que el regalo no debe poner, en primer lugar, en “riesgo o tela de juicio su apariencia de imparcialidad” y que el obsequio “no exceda de las lógicas convenciones sociales”.

En esa misma fecha, el 12 de junio, la Comisión de Ética aborda la petición de un juez que realiza una sustitución voluntaria sobre el parking privado del juzgado, que es pagado por la comunidad autónoma.“Pedí la tarjeta de parking al Decanato y me dijo que debía pedírselo a su titular, porque la Comunidad no tiene presupuesto para dar más tarjetas. Así lo he hecho, pero el titular del juzgado no me la da porque yo estoy voluntariamente sustituyendo y que como no sabe cuándo va a volver al juzgado, no me la va a entregar”,  señala.

Ante ello, plantea a la comisión si es ético, judicialmente, utilizar o retener un tarjeta de parking “perjudicando al sustituto profesional, que tiene que pagar parking privado”.

La Comisión de Ética no tiene respuesta. “No es competencia de la Comisión atender a las quejas sobre el comportamiento ético de otros jueces”.

Existen otras consultas llamativas de meses anteriores, como en abril pasado, cuando un juez pregunta si puede publicar un libro en la empresa de un administrador concursal (los que gestionan las empresas en quiebra, un negocio muy lucrativo en los últimos años, y que son designados por jueces) al que le ha concedido trabajos concretos. La respuesta tampoco saca de dudas al juez. “Incumbe al juez discernir si su integridad y apariencia de imparcialidad quedan empañadas por tal publicación en la editorial propiedad de quien está inscrito en la lista de administradores concursales”.

O el caso de una magistrada que  imparte un curso de formación judicial y ha enchufado a su familia como ponentes.  La Comisión concluye que “no afecta al principio de integridad” aunque “siempre y cuando la ponencia tenga relación con el curso, así como con la disciplina en la que el designado desempeñe su profesión, respecto a la cual ha de tener cierta cualificación y reunir los requisitos de mérito y capacidad que se exigiría a cualquier ponente”.

Resulta chocante encontrarse con una Comisión Ética que apenas ofrece soluciones a consultas de jueces que, por otro lado, no tienen mucho sentido. Preguntar sobre si se deben recibir regalos parece de perogrullo en un juez. No hace muchos años un alto cargo del Gobierno vasco ordenó que se devolvieran la multitud de dádivas que llegaban semanalmente a su departamento. Y aquella marabunta de regalos cesó. No parece complicado: renunciar a cualquier privilegio externo. Y más en quien imparte justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *