Los intentos de ocultar la agresión de un jugador del Athletic a un ertzaina

Ager Aketxe jugador del Athletic

Hace unos días, se difundió públicamente el caso del jugador del Athletic Ager Aketxe, acusado formalmente por un juez de propinar una paliza a un ertzaina fuera de servicio. La noticia, difundida por El Correo, revelaba que, junto a otros dos jóvenes, está  imputado de un delito de atentado contra la autoridad y otro delito leves de lesiones por unos hechos ocurridos en agosto pasado en las fiestas de un barrio de Getxo. Cuando pegaban a un joven hacia las 8 de la mañana, el ertzaina les grabó con su móvil y,al percatarse de ello, quisieron quitarle el teléfono, le agredieron y le tiraron a un río cercano al lugar de los hechos, según ha constatado el juez, quien concluyó la investigación en abril pasado.

Además de la gravedad de los hechos, si se confirman en el juicio y posterior sentencia, el caso tiene más variables desconocidas. La principal, el celo de mandos de la Ertzaintza en ocultar el atestado realizado, que ha sido protegido de forma excelsa. Pese a no tratarse de un caso excepcional o de suma gravedad, apenas cinco días después la investigación iniciada por la comisaría de la Ertzaintza de Getxo el caso pasa a la Unidad Territorial de la Ertzaintza en Bizkaia. Un traslado totalmente inusual, ya que esta Unidad lleva casos de mayor gravedad como homicidios o violencia sexual. De hecho, el de la agresión del jugador del Athletic es el número 33 (en agosto) de ese año para la Unidad Territorial. Durante la investigación policial, el ertzaina denunciante es interrogado internamente hasta en tres ocasiones en las que se cuestiona su versión de los hechos. Y el atestado permanece capado incluso para los intendentes de la Ertzaintza, un nivel de protección que se utiliza solamente en casos de gran relevancia.

[pullquote]El atestado permanece capado incluso para los intendentes de la Ertzaintza, un nivel de protección que se utiliza también en casos de gran relevancia[/pullquote]

De hecho el atestado policial no ha sido difundido en las informaciones publicadas. Este blog ha tenido acceso al informe, fechado el 26 de agosto y, frente a la defensa y edulcoramiento de gran parte de la prensa deportiva vizcaína hacia el jugador del Athletic, los hechos son rotundos. Hasta cuatro testigos, la pareja del ertzaina y la hermana de aquella y otros dos hombres presentes en lugar de los hechos “confirman no solamente los hechos denunciados sino también la existencia de una pelea privada”. “Las fotografías -relata el atestado- aportadas por el denunciante y las descripciones facilitadas por los testigos permiten reconocen a dos de los agresores más activos, siendo estos Ager Aketxe Barrutia y Julen Izkoa Pérez”. “Especialmente estas dos personas le propinan patadas y puñetazos”.

Y concluye el atestado: “De todo ello se deduce que sobre las 8.00 horas del día 9 de agosto de 2015, el ertzaina con nº profesional xxxxx, que se encontraba fuera de servicio, junto a su pareja y la hermana de ésta disfrutando de las fiestas de Getxo, observa una pelea entre varias personas, grabando con su teléfono móvil a la personas intervinientes. Estos le increpan por este hecho y le intentan quitar el teléfono, utilizando para ello la violencia. Ante las amenazas y agresiones, el agente se identifica como tal y llama al nº de emergencias 112, intentando solicitar una patrulla. En ese momento, los agresores arremeten contra el agente con la intención de quitarle el teléfono para que no se pueda comunicar y/o borrarle las fotos, teniendo que emprender la huida al sentir que peligraba su integridad física. Los agresores le dan alcance, agrediéndole físicamente y acabando el ertzaina en el cauce del río Gobela, momento en el que aparecen agentes de la Policía Local, emprendiendo los agresores la huida”. El informe policial viene acompañado por una decena de fotografías en la que aparece el jugador del Athletic junto a los otros jóvenes imputados cuando se produjeron los hechos.

[pullquote]Lo que debería sorprender es que un jugador de élite esté envuelto en una agresión de tal calaña. Y que mandos de la Ertzaintza traten celosamente de evitar la difusión de lo ocurrido[/pullquote]

El Athletic ha afirmado que cree firmemente en la inocencia del jugador, quien fue informado oficialmente por la Ertzaintza de su imputación el 25 de agosto, un día antes de la elaboración del atestado. Aketxe no firmó la notificación y se negó a declarar ante la Ertzaintza. Ante el juez, testificó que no había participado en las agresiones. En la investigación policial, aparece un antecedente del jugador: fue imputado, aunque no detenido, por un atestado realizado el 15 de julio de 2009 debido al allanamiento de una propiedad privada. Se trató de la rotura de cristales en un instituto.

El club no le ha impuesto ninguna sanción. Y la prensa deportiva acólita no ha tardado mucho en hacer la ola. Al día siguiente de la difusión del caso, en el diario Deia y en una crónica firmada por Koldo Txakartegi, se decía: “El realce de la noticia también sorprende porque no hay sentencia y su publicación es extemporánea, porque el auto del juzgado de Instrucción número 5 de Getxo data de muchas semanas atrás”. El colega Txakartegi (más bien quien esté detrás de este seudónimo) no ha debido leer nada en estos últimos años del caso Púnica, Noos, Gurtel o en Euskadi el caso Miguel, de los que su diario ha informado reiteradamente sin que haya sentencia. Afortunadamente, la ciudadanía recibe información en cuanto se abren investigaciones judiciales sin esperar a la sentencia definitiva.

Lo que debería sorprender es que un jugador de élite (aparte de cuestionar que esté en la calle de fiesta a las 8 de la mañana cuando ya estaba en competición con su equipo), visto como un ídolo por gran parte de la juventud y que por tanto mimetiza (erróneamente) sus conductas, esté envuelto en una agresión de tal calaña. Y que mandos de la Ertzaintza traten celosamente de evitar la difusión de lo ocurrido. ¿Se enteró tal vez el Athletic con una llamada de algún policía vasco? Mal ejemplo para evitar incivismos de tal calibre y otra señal de que algunos son más iguales que otros. Tratar de silenciar es perpetuar e incrementar los desmanes de la mal llamada élite.

 

 

 

16 thoughts on “Los intentos de ocultar la agresión de un jugador del Athletic a un ertzaina

  1. Yo estuve alli y no fue tal como lo cuentan, Ager en ningun momento pego a ese ertzaina, que yo me entere que era ertzaina cuando salio la noticia. Estuvo con mi novio mientras la pelea que duro 5 min. No le tiraron al rio, cayo rodando. Y Ager en ningun momento intento huir. Tambien decir que el ertzaina ya venia buscando camorra horas antes en la zona de las txosnas… Decir que Ager no es santo de mi devocion, me parece que se le ha subido bastante a la cabeza pero las cosas no fueron como se cuentan. Un saludo

    1. Gracias Garazi por tu comentario. En el blog he recogido lo que dice el atestado policial y ahora la justicia tendrá que decidir. Saludos.

  2. Y lo de la rotura de cristales, también inventado sólo pasaba por allí el pobre y claro alguien se tiene q comer el marrón, seguir defendiendo que cuando se cargue a alguien a ver q pasa

  3. el ertzaina denunciante es interrogado internamente hasta en tres ocasiones en las que se cuestiona su versión de los hechos

    Yo creo que eso resume muy bien a ese ertzantza (y todo su colectivo en general)

    1. Ese es Roberto uno de los problemas en este caso: ocultarlo y que quede en nada, cuando el atestado policial deja claro la gravedad de lo que sucedió.

  4. Yo soy de Alicante y lo veo desde otra perspectiva. Pero por que los mandos de la ertzaintza cuestionan a su agente en un hecho que está grabado hasta con móvil y por las lesiones que presenta el agente??? Por que se quiere hacer algo que a todas luces e independientemente de lo que diga la justicia es un hecho totalmente reprobable y antidemocrático. Creo que ahí en el País Vasco deberían hacerse mirar el tema político. Puesto que es algo de índole político lo que está detrás. Y si el jugador del ahtletic es un crack. Un par de noches en calabozo quizás no le sentarían mal. Ahora bien en ese territorio y en donde hay nacionalismo parece ser que la ley y el orden sólo existe para los que piensan como ellos, eso creo y afirmo. Me da igual las respuestas que me envíen. Si no hay ley ni orden, no hay libertad y esto tarde o temprano se paga y muy caro.

      1. Gracias por el comentario Antonio. En todo caso quien se confunde es el intructor del atestado que ha determinado los hechos. Yo me limito a contarlos y dar mi opinión, refrendada por otros compañeros tuyos, según me lo han comunicado personalmente. Saludos

    1. Gracias Ana por el comentario. Habrá que esperar a lo que diga el juez y, en su caso, a lo que se determine en el juicio, si el magistrado lo decide. Saludos

      1. Qué pena cuando se llenan páginas y páginas sin saber de q se habla y al del sur le recomiendo que pase unos días por aquí y más en Getxo

        1. Hola Luis Angel. De lo que hablo es de un atestado policial que se ha tratado de ocultar por parte de los mandos de la Ertzaintza. Y del auto de un juez que, tras ocho meses de investigación, considera que el atestado se corresponde a lo que ocurrió. Ahora la Justicia determinará. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *