Los sobresueldos de jueces y abogados vascos en las elecciones: hasta 3.400 euros frente a los 85 euros de un ciudadano

Por vez primera, el Gobierno vasco ha publicitado las retribuciones extraordinarias que cobran jueces, abogados y otros profesionales públicos del Derecho que participan en las elecciones en Euskadi a través de las llamadas juntas electorales. Los sobresueldos llegan hasta los 3.415 euros para los presidentes de las juntas electorales, que son jueces, por un trabajo que se desarrolla habitualmente durante tres meses de forma puntual. No son muchas más horas que las de los ciudadanos que tienen que estar toda una jornada electoral en las mesas electorales y por las que cobran una única dieta de 85 euros.

Un ciudadano deposita su voto.

Por eso, formar parte de una junta electoral es muy apetecible para magistrados y abogados. En Euskadi existe una junta electoral de la comunidad autónoma, con funcionamiento permanente, formada por seis jueces y cinco abogados. Cuando se convocan elecciones, se constituyen las juntas electorales territoriales (Bizkaia, Álava y Gipuzkoa) y las juntas territoriales de zona, que son 10 en total (cuatro en Gipuzkoa, otras cuatro en Bizkaia y dos en Álava). Estas juntas electorales se encargan, fundamentalmente, de verificar las candidaturas presentadas, resolver reclamaciones y certificar posteriormente los votos emitidos. Aunque funcionan oficialmente durante cinco meses (dos meses antes de la convocatoria electoral y en los tres meses siguientes), el trabajo real se concentra en la fase anterior a los comicios y el mes siguiente a su celebración.

Hasta ahora se desconocían las retribuciones que percibían los integrantes de estas juntas, un colectivo que ronda las 55 personas. El Gobierno vasco publicó en el Boletín Oficial del País Vasco, del pasado 22 de octubre, los datos de estos sobresueldos, que contrastan con las modestas cantidades que perciben los ciudadanos que son designados de forma aleatoria para estar toda la jornada electoral. Los nombramientos de los integrantes de las juntas electorales se realizan a dedo, por parte de la cúpula judicial en Euskadi. La mayoría son jueces y, entre las juntas territoriales y de zona, se incluyen seis abogados o juristas.

La dedicación no es mucho mayor que los ciudadanos de las mesas electorales. Según fuentes jurídicas, suelen reunirse una media de una vez por semana, fundamentalmente en los dos meses anteriores y el posterior a la celebración de las elecciones. Pero los jueces cobran hasta 40 veces más que los ciudadanos de a pie. Los abogados o juristas perciben hasta 14 veces más, entre 1.115 y 1.265 euros, por su participación en las juntas territoriales, dependiendo del número de mesas electorales que estén bajo su control.

Es un trabajo, en  cualquier caso, de supervisión, ya que la labor más ardua en las elecciones suele recaer en las mesas y en los secretarios municipales y otros funcionarios, cuyas retribuciones también aparecen reflejadas en el Boletín Oficial del País Vasco del pasado 22 de octubre. En el caso de los secretarios municipales, para las próximas elecciones al Parlamento vasco, previstas para 2020, percibirán entre 975 y 1.230 euros en función del número de mesas electorales de su localidad.

Han transcurrido bastantes años para que se supieran estas retribuciones, muy superiores a las de los ciudadanos obligados a integrar las mesas electorales. Y parece discutible que los jueces, que son funcionarios públicos, tengan que percibir estos sobresueldos por una labor pública que, salvo el día de las elecciones, pueden compatibilizarla con su jornada laboral. Tampoco es entendible una retribución fija y que no se cuantifique en función de las horas requeridas. Que las designaciones para estos puestos se adjudiquen a dedo y sean tremendamente apreciadas en el mundo judicial evidencia que se trata de una prebenda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *