El suspendido y controvertido Mundaka Festival oculta su nueva ubicación en Bermeo

Los organizadores del ya suspendido Mundaka Festival mantienen oculta la ubicación del certamen musical que le sustituirá (denominado Bay of Biscay Festival) pese a que ya está aceptada por el Ayuntamiento de Bermeo, localidad donde se emplaza. Todos los grupos municipales asumieron a principios de marzo la propuesta de la alcaldía de Bermeo, gobernado por EH Bildu, de que el denominado Bay of Bizcay Festival se celebre en las afueras de la localidad.

Sin embargo, los organizadores, la asociación privada Emankor Sarea, elude ofrecer esa información a personas que han comprado entradas e incluso han reservado hoteles en Mundaka, donde se han celebrado cuatro ediciones de este controvertido festival.

El consistorio de Bermeo se opone , en cambio, al gratis total que pretendían los organizadores y está ultimando un informe sobre los costes que cobrará por la celebración del evento.

Como ya informó este blog, las continuas ilegalidades han obligado a cambiar de ubicación y nombre. La puntilla ha sido la apertura de un expediente sancionador del Gobierno vasco por invasión de espacio público en el área protegida donde se ha celebrado los últimos cuatro años. La Agencia Vasca del Agua, Ura, iba a exigir que se habilitase para la siguiente edición una amplia franja de uso público en la península de Santa Catalina, donde se ha venido celebrando el polémico festival, lo que suponía un gran contratiempo para los organizadores.

Este certamen se celebró en su primera edición, en 2015, incumpliendo la ley de la reserva de la biosfera de Urdaibai, tras no solicitar ningún permiso. En 2016, otro informe técnico del Patronato concluyó que el festival “no se adapta” a la ley de Urdaibai, al incumplir el artículo 89, debido a que las instalaciones “no presentan un carácter de titularidad pública”, por lo que se ideó un convenio  “a la carta” entre el Ayuntamiento de Mundaka y los organizadores, mediante el que el consistorio subrogaba las instalaciones y así se salvaba su naturaleza privada.  Este convenio fue firmado en 2016 y se volvió a aprobar en 2017 y era especialmente beneficioso para los promotores: el Ayuntamiento de Mundaka suministraba la electricidad, agua, recogida residuos e incluso seguridad policial a los organizadores sin cobrar ninguna tasa por ello. Tampoco se abonaba nada por el uso de los espacios públicos.

El pasado año, por vez primera, un informe del secretario-interventor del Ayuntamiento de Mundaka concluyó que había que cobrar impuestos a los organizadores “por ocupación del dominio público”. Además, también por primera ocasión, el consistorio obligó a los organizadores a depositar un aval de 87.000 euros, limitó el uso de espacio público a una superficie de 12.200 metros cuadrados y estableció el pago de impuestos.

El pasado 10 de agosto, el alcalde envió una comunicación a los organizadores en los que adjuntaba dos facturas por más de 18.400 euros: 12.600 corresponden al uso del polideportivo municipal (está cerrado al público tres días seguidos) y 6.817 euros a la ocupación de suelo público (la península de Santa Catalina, donde se ubica el recinto del festival) durante seis días con una superficie de 13.408 metros cuadrados. Posteriormente giró otra factura por cerca de 700 euros por el uso de una treintena de aparcamientos públicos.

La imposición de estas tasas desagradó sobremanera a Emankor Sarea, cuyo máximo responsable se reunió en julio con el alcalde en el consistorio de Mundaka para tratar este asunto.

Los organizadores anunciaron el pasado 7 de marzo, a través de un escueto comunicado, que el Mundaka Festival pasaba a denominarse Bay of Biscay Festival y tendría lugar “en la desembocadura de la ría” de la reserva de Urdaibai. Llamaba la atención que no anunciaba su nueva ubicación, que tampoco se cita en el cartel del festival. Casi un mes después, siguen sin informar de ello: en la información sobre la compra de entradas, en el apartado sobre el recinto, continúa sin ninguna localización concreta.

Usuarios del festival ya han mostrado sus quejas por esta falta de información a través de las redes sociales y la respuesta de los organizadores ha sido el silencio o la ambigüedad. Uno de ellos señaló hace unos días que “algunos todavía estamos pendientes de cuál va a ser la ubicación definitiva y de no perder lo invertido en nuestros alojamientos. Información a cuentagotas y respuesta de copia y pega”. Los organizadores han replicado en las redes sociales que, en ningún caso, se ha hablado de cambio de emplazamiento pero que, “en caso necesario, todos los abonados seréis informados y atendidos previamente, tal y como se ha hecho con el cambio de nombre”.

El ayuntamiento de Bermeo convocó a primeros de marzo una reunión a todos los grupos municipales para informarles de la celebración del evento musical, en un área verde entre el cementerio municipal y el Instituto de Enseñanza Media, de propiedad municipal. El encuentro buscaba un consenso que evitase los problemas que ha habido en Mundaka. En la reunión se informó cómo los organizadores se dirigieron al ayuntamiento para que el festival se ubicase en Bemeo y que fuera, al igual que en Mundaka, un gratis total: sin costes por el uso del espacio público, ni por la luz y el agua. “Vinieron con la vieja treta de que no nos iban a cobrar nada, con lo que daban por supuesto que no tenían que pagar nada al ayuntamiento”, señalan fuentes municipales.

Todos los grupos municipales consensuaron que el festival tendrá que pagar, como cualquier otra actividad privada, y en los próximos días concluirá el informe encargado para determinar los costes a abonar por los organizadores. El ayuntamiento bermeano quiere también que el evento tendrá algún beneficio para el municipio y se barajan medidas como que pueda haber una txozna en el interior del recinto para los hosteleros locales o la posibilidad de salir del festival. Algo que estaba prohibido en Mundaka y provocó un gran descontento entre los hosteleros.

El ya desaparecido Mundaka Festival causó una importante oposición vecinal y social, que aumentó considerablemente en el último año.  Se organizó un movimiento social y vecinal, creado en torno a la asociación Zain Dezagun Urdaibai (en defensa de la reserva de la biosfera de Urdaibai), que protagonizó protestas y actividades este verano. Incluso hosteleros que han participado en el Mundaka Festival han confirmado que pagaron por la luz y el agua (pese a que los organizadores les salía gratis), con cantidades que oscilan entre los 230 euros por el suministro eléctrico de solo tres días o de más de 1.000 euros por la luz y el agua.

Tras cuatro años de oscurantismo total sobre su financiación, el pasado verano se conocieron por primera vez los datos de ingresos y gastos de un festival que ha recibido hasta ahora casi 350.000 euros de ayuda pública. La conclusión más significativa es que apenas vende 2.000 entradas (obtuvo 87.580 euros dentro de un presupuesto global del evento de 375.000 euros) durante los tres días del festival, un tercio o incluso una cuarta parte de los asistentes según las cifras aportadas por la organización, la asociación privada Emankor Sarea. La mayor parte de los tickets se han regalado.

El oscurantismo prosigue ahora con la falta de información sobre la ubicación, especialmente a quienes han comprado entradas y alojamiento, cuando hace bastantes semanas que los organizadores saben que se emplazará en un lugar concreto en Bermeo. En Mundaka se ha celebrado cuatro años sin pagar (salvo en la última edición) por ocupar suelo público siendo una actividad privada, sin aportar datos de sus ingresos pese a recibir 350.000 euros de ayudas públicas, ocupando instalaciones municipales con un gratis total, con convenios a la carta en contra del interés general. Veremos lo que pasa a partir de ahora en Bermeo.

11 thoughts on “El suspendido y controvertido Mundaka Festival oculta su nueva ubicación en Bermeo

  1. Por fin Bildu de Bermeo no hace caso a las consignas comunistas y toma una decisión buena para este pueblo
    Pueblo dejado, sucio y mal cuidado

  2. FESTIVAL HAUEK EZIN DIRA OSPATU LEKU PUBLIKOETAN. ARE GUTXIAGO BABESTUAK BALDIN BADIRA. eta kitto! Bermeoko Udala kontsekuentea izan! Ez jolastu maltzur botoemaleekin. Adi hurrengo hauteskundeetan!

  3. Finalmente el festival será en Bermeo. Después de marear la perdiz y esconder la verdad hoy se ha hecho público el dato.
    Eh Bildu ha cedido a ¿el chantaje? ¿el soborno? ¿presión popular? O tal vez el nefasto resultado de ayer le haya hecho acelerar….En cualquier caso un gran giro a la derecha de este Eh Bildu.
    Tenemos razón cuando decimos que Eh Bildu es derecha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *