Fachada del Ayuntamiento de Bilbao.

El Supremo empieza a tumbar las primas por prejubilación en ayuntamientos vascos

El Tribunal Supremo ha empezado a tumbar las primas por prejubilación en los ayuntamientos vascos. Tras varias sentencias contradictorias en juzgados de Bilbao, el Supremo ya ha emitido su primera sentencia en Euskadi que dicta jurisprudencia para acabar de manera general con estas indemnizaciones.  Estas primas llegan a alcanzar dos años de sueldo y afectan a los más de 20.000 empleados en esas administraciones locales.

Hasta hace dos años, pese a las reticencias de los consistorios, los juzgados vascos autorizaban siempre estos pluses. Pero, desde 2020 una sentencia del Tribunal Superior vasco había dictado jurisprudencia: solo se avalan en los ayuntamientos donde existe un plan específico de recursos humanos, empleo o de racionalización de la plantilla.

El acuerdo para aplicar estas remuneraciones estaba plasmado en el llamado Udalhizt, vigente desde hace 17 años en la mayoría de los 250 ayuntamientos vascos. En el actual Udalhizt, las primas por jubilación aparecen en los artículos 95 y 96 de dicho convenio, con cuantías que van desde medio año de sueldo si la jubilación se produce el año anterior o de casi dos años si se materializa cinco años antes.

El sistema funcionó con normalidad hasta hace poco, cuando el Ayuntamiento de Vitoria intentó revocar las primas al colectivo de bomberos. En 2017 anuló la remuneración concedida a un bombero, una decisión avalada en un principio por un juzgado de lo contencioso administrativo con el argumento de que en estos casos no había una merma de la pensión.

Pero el asunto llegó al Tribunal Superior de Justicia que, en una sentencia dictada en julio de 2019, dio la razón al bombero y avaló la prima porque su existencia pretende “fomentar la racionalización de los recursos humanos y, en consecuencia, la de favorecer la renovación de los funcionarios por otros más jóvenes”.

Desde entonces, hubo un goteo de sentencias de juzgados de lo contencioso que respaldaron estas primas por jubilación anticipada, frente a la postura contraria de los ayuntamientos y la asociación de municipios Eudel

Sin embargo, los consistorios, reticentes al pago de estas gratificaciones, han ido argumentado que su abono solo es posible si en el municipio está aprobado un plan de racionalización de recursos humanos. Estos planes apenas existen en los municipios vascos, salvo en casos muy concretos, como Bilbao, Basauri o Irún.

Lograron el respaldo del Tribunal Superior, que cambió en 2020 el criterio. El presidente de la Sala de lo Contencioso del alto tribunal, Luis Ángel Garrido, en una sentencia dictada el 27 de mayo de 2020, señaló que “no basta con la intención de racionalización, sino que es la aprobación del programa la que permite fijar la correspondiente prima de jubilación”. Con ello, estableció que solo los funcionarios de ayuntamientos con un plan de racionalización tienen derecho al cobro del plus de jubilación anticipada

La consecuencia fue que los juzgados que avalaban la concesión de la prima empezaron a dictar sentencias que la desestimaban y hubo decenas de funcionarios que se quedaron sin esta remuneración, frente a otros empleados que las han cobrado. 

El asunto se volvió a complicar cuando el Ayuntamiento de Bilbao, que dispone de un plan específico para avalar estas primas, suspendió las gratificaciones en junio de 2000 con el argumento de la crisis económica causada por el Covid-19. El Consistorio bilbaíno, según un informe de la Intervención Municipal del pasado año, ha visto disminuidos sus ingresos anuales en más de 70 millones de euros. Desde 2000, ha pagado 7,7 millones por jubilaciones anticipadas y calcula que hasta 2025 el coste superará los 50,6 millones de euros.

Entonces, llegaron las contradicciones a los juzgados vascos. El juzgado de lo contencioso administrativo número 2 de Bilbao negó las primas  en una sentencia, emitida el 22 de diciembre de 2020 tras una demanda interpuesta por el Sindicato Vasco de Policía y Emergencias. Sin embargo, poco después, los juzgados de lo contencioso administrativo número 1 y 5, en otros dos fallos dictados los días 13 y 25 de enero de 2021 sobre dos policías municipales de Bilbao, concluyeron que se debe mantener el pago de las primas porque el plan de empleo “sigue siendo de aplicación”.

El Ayuntamiento de Bilbao llevó estos casos al Tribunal Supremo con el argumento, entre otros, de que existen 75 reclamaciones tanto de bomberos como de policías municipales de Bilbao para cobrar las primas.

El Supremo ya ha emitido la primera sentencia en Euskadi sobre estas reclamaciones de primas. En el fallo, dictado el pasado 5 de abril por la Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo , se rechazan las sentencias emitidas anteriormente por un juzgado y el Tribunal Superior vasco que avalaron la indemnización a un bombero. Esa sección está presidida por Pablo Lucas Murillo, hermano de Enrique Lucas Murillo,  vocal del máximo órgano de los jueces, el CGPJ, quien fue propuesto por el PNV, el partido que gobierna el ayuntamiento de Bilbao y la mayoría de consistorios vascos.

El fallo del Supremo niega el cobro de la prima al argumentar que, como los bomberos tienen la posibilidad de jubilarse entre los 59 y 60 años, no se trata de una jubilación anticipada sino que tienen un “régimen específico” que posibilita “un adelanto o reducción de la edad de jubilación”.

En su resolución, el Supremo agrega la jurisprudencia de un caso en un ayuntamiento de Asturias, donde el alto tribunal también tumbó, en un fallo del pasado 16 de marzo, las primas a tres policías municipales por carecer de una norma que avalase las indemnizaciones.

En Euskadi, la Ley de la Función Pública Vasca de 1989 tiene un artículo, el 22, que claramente daba cobertura al pago de estas primas. Pero, con la sentencia del Supremo sobre el bombero, es muy posible que empiece una cascada de resoluciones denegatorias de indemnizaciones. Otra incógnita es qué pasará, si se van tumbando más casos, con los empleados municipales que están cobrando actualmente las primas. 

El lío sobre los pagos de las primas por jubilación anticipada a los funcionarios municipales en Euskadi no acaba más que empezar. Con la primera sentencia contraria del Tribunal Supremo, se espera un goteo constante de fallos que tumben estas indemnizaciones. Son cantidades millonarias (solo en Bilbao se calcula que tendría que pagar más de 50 millones en los próximos cinco años) que afectan a un colectivo de 20.000 empleados municipales. Y llama la atención que este primer fallo contario sea de una sala presidida por el hermano del vocal del Consejo General del Poder Judicial (el máximo órgano de los jueces) que fue propuesto por el PNV. El mismo partido que gobierna la mayoría de ayuntamientos vascos contrarios a mantener estas primas.

1 Comentario
  • Gorka Lopategi

    27 abril, 2022at9:07 am Responder

    Que se puede esperar de leyes realizadas por funcionarios y que son a la vez para los propios funcionarios.
    Añadido a esto en toda la historia de los últimos 40 años de la Administración vasca los más tontos del batzoki son los que accedían al funcionariado

Publicar un Comentario

Información básica acerca de la protección de datos:

Responsable » Alberto Uriona. Finalidad » gestionar los comentarios. Legitimación » tu consentimiento. Destinatarios » los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de John Pollock Whitford – Gontzal Uriarte, S.C. (RK Informatika), proveedor de hosting de Alberto Uriona dentro de la UE. Ver política de privacidad de RK Informatika (www.webrk.net). Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.