Una juez imputa por delito ecológico al empresario vasco que prometió 360 empleos pero provocó contaminación

Un juzgado de Balmaseda ha iniciado una investigación por delito ecológico contra el empresario vasco que prometió crear 360 empleos pero solo causó contaminación durante  más de un año en los alrededores de las localidades vizcaínas de Güeñes y Zalla. La juez también investiga otro delito de prevaricación de altos cargos o funcionarios del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno vasco y ha encargado al área de Medio Ambiente de la Ertzaintza para que acometa  “de forma inmediata y con carácter urgente” las labores de investigación “necesarias sobre la supuesta contaminación ambiental”  de la empresa Glefaran.

Una de las emisiones de la empresa Glefaran, ubicada en Zalla y Güeñes.

Esta compañía, ubicada en los municipios de Güeñes y Zalla, causó un sinfín de molestias de humos y ruidos a los vecinos durante 14 meses (entre 2016 y principios de 2017). Un largo periodo en el que los responsables de la factoría insistieron en que siempre habían cumplido con la legalidad y que no causaban contaminación.

Sus propietarios son el grupo vizcaíno Orue (una familia vizcaína dedicada históricamente al sector de la madera), que adquirieron en 2014 in extremis la antigua papelera Pastugren, en un proceso concursal. Fue una operación singular porque tres meses antes ya estaba decidida la venta a otro empresario guipuzcoano pero el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, pidió a los administradores que se esperaran un trimestre más. Hasta que llegó la oferta del grupo Orue.

Anunciaron una inversión de hasta 12 millones de euros para la producción  de astilla y pellets de madera, un producto cada vez más utilizado como combustible en chimeneas del hogar, la fabricación de pasta  y la generación de energía renovable a partir de la biomasa.  Pero la planta arrancó en 2016 con una única actividad: la cogeneración a través de la quema de residuos. Nada de producción de pellets, fabricación de pasta o generación de energía renovable. Los 300 empleos se han quedado en una decena de trabajadores y la actividad se limita a la cogeneración.

Desde que empezó a funcionar, hubo problemas: sucesivos episodios de náuseas e irritaciones respiratorias entre los vecinos cercanos a la planta y a menudo cenizas y polvos en sus vehículos y viviendas. El anterior equipo del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno vasco apenas intervino en el problema. Hasta que la presión vecinal (se creó la plataforma Güeñes Bizia,  que junto a Aranguren Aurrera, recogieron 1.450 firmas y  movilizaron a 2.000 personas en una manifestación) hizo mella y Medio Ambiente, con un nuevo equipo, paralizó durante casi dos meses la actividad de la planta. Se comprobó la realidad del problema: las emisiones superaban hasta cinco veces los límites legales de emisión de partículas y se constató que Glefaran había eludido la instalación de un electrofiltro (uno de los principales aparatos anticontaminación en una empresa).

Los controles de emisión impuestos y la desaparición de emisiones molestas tranquilizaron a los vecinos durante poco más de medio año. A principios de 2018, la plataforma vecinal retomó sus protestas ante lo que consideraba “un engaño” del Gobierno vasco “al persistir la contaminación”. Acusaba al Departamento de Medio Ambiente del Ejecutivo de elaborar una Autorización Ambiental Integrada (AAI), “que beneficia a la empresa”, apuntaron. Medio Ambiente rechazó que se estuvieran incumpliendo los límites de emisiones y señaló que se han impuesto valores “más restrictivos” de los legales.

La plataforma vecinal  anunció en noviembre pasado que llevaría este asunto a los tribunales. El juzgado ya ha abierto una investigación. En un auto dictado el pasado 6 de febrero, señala que existe un posible delito contra el medio ambiente del empresario José Luis Orue (el dueño de Glefaran) y otro de prevaricación contra la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno vasco. En este caso, precisa que está a la espera de que la viceconsejería le aporte “el expediente completo en relación a las incidencias, inspecciones y sanciones” impuestas a la empresa para fijar la imputación contra algún alto cargo o funcionario del Departamento.

La juez también ha pedido al Ayuntamiento de Güeñes una relación de las denuncias recibidas sobre la empresa y las sanciones impuestas “en caso de existir”.

Además, encarga ya la práctica de diligencias concretas. Al área de Medio Ambiente de la Ertzaintza le solicita que “de forma inmediata y urgente” acometa las labores de investigación “necesarias sobre la supuesta contaminación medioambiental de la empresa” Glefaran.

Anuncia igualmente que, una vez recibida toda esta información, designará un perito judicial especializado para elaborar un informe técnico de la supuesta contaminación de la fábrica. “Verificado lo anterior”, agrega el auto judicial “se acordará lo que corresponda sobre la continuación de la presente causa, especialmente en lo relativo a la declaración en calidad de investigado” del dueño de Glefaran, señala la jueza.

El caso Glefaran entra así en la vía judicial para determinar si hubo delito en una gestión, al menos negligente, de una empresa que incumplió sus promesas de crear empleo y sostuvo torticeramente, como luego se desmintió en los controles de las emisiones, que no causaba contaminación. Y también examinará la labor del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno vasco, que en un principio miró a otro lado.

1 thought on “Una juez imputa por delito ecológico al empresario vasco que prometió 360 empleos pero provocó contaminación

  1. Alberto; estas son las razones por las que cuando llamas preferimos no atenderte! Para que no nos encontremos con más mensajes en los que dices que no entiendes nada y que nos has ayudado mucho vamos a explicar el flaquísimo favor que nos hacen los artículos llenos de imprecisiones que en tu caso siempre se producen en una misma dirección:
    Estas empeñado en decir que la contaminación se produjo durante 14 meses, y que todo fue responsabilidad del anterior equipo o dirección del Departamento de Medio Ambiente; señalando en paralelo que cuando llegaron los nuevos solucionaron el problema (incluso citas erróneamente que mantuvieron la fábrica dos meses parada).
    No es verdad lo primero, ni lo segundo, ni lo tercero. La contaminación sigue a día de hoy, tres años y pico después del inicio de la actividad y más de dos años después de la llegada de las personas a las que tú no vas a cuestionar bajo ningún concepto. Pero cuando estos segundos llegaron nos engañaron miserablemente y se han dedicado a favorecer al empresario siendo inexplicablemente laxos en la exigencia del cumplimiento de situaciones muy básicas para el funcionamiento de una planta de combustión ubicada junto a un núcleo de población en el que residimos dos mil personas. No son menos culpables que los anteriores, y son responsables de muchas barbaridades que ya te hemos contado y siempre ignoras. La primera vez que se vieron obligados a medir el resultado fue de 795 para partículas en suspensión, cuando la normativa europea dice que 30 (así que haz bien esas cuentas); la planta paró unos días y reinició la actividad para volver a arrojar datos de 680 en una medición un mes después, de 600 al tercer mes, … y así durante todo el tiempo que les dio la gana tomarse a la ligera el derecho a la salud de los vecinos. Han mentido cada vez que han abierto la boca; lo han hecho en privado, en público e incluso en el propio Parlamento.
    Si de verdad tuvieras interés en publicar algo con seriedad y rigor no te conformarías con la equidistancia cuestionable de cavar para encontrar algunos datos de forma sesgada y enterrarlos después con la sentencia de que «Medio Ambiente dice que todo está bien».
    Los que te dicen que todo está bien, han debido modificar 4 veces la AAI de la empresa; una empresa que a su vez a realizado 19 paradas para realizar correcciones. Todo ello, ambas cosas, no se deben a otra cosa diferente de que hayamos tenido razón todo este tiempo; y por lo tanto la equidistancia no era justa ni justificable.
    Hace tiempo te dijimos que si te interesa la verdad profundices para descubrir cuál de las dos versiones que son contradictorias es la que se puede mantener; pero eso conlleva dos cosas a las que no te quieres enfrentar: por una parte que hay que trabajar con una exigencia distinta, y por otra que te encontrarás en la situación de criticar a quien tu sólo quieres proteger.
    ¿Sabes si la AAI de Glefaran se parece a la de las otras más de 50 plantas de cogeneración que hay en el estado?; ¿tienes los mismos VLEs?; ¿esta más o menos alejada de población?; ¿se han hecho los estudios como en el resto?; ¿se producen más o menos averías e incidencias que se traducen en episodios de contaminación brutales?
    Hoy, incluso te has conformado con reflejar (aunque después lo has eliminado) que la última incidencia se debió a un error humano. No sé si sabes que todo el pueblo de Güeñes recibió una carta en la que la empresa se disculpa y explican que fue una avería en el electrofiltro.
    En fin Alberto; por nuestra parte te pedimos el favor de que no nos hagas más favores! Si sigues empeñado en ello, la próxima vez nos vamos a defender. Valóralo bien, porque nosotros preferiríamos no mantener ninguna polémica contigo. Tienes otros temas con los que pasar el rato, y de momento nosotros también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *